Sanar Bailando: Los Caminos del Cuerpo. Un testimonio vivido y sincero de una alumna de Danza Consciente, una técnica de Danzaterapia o Terapia en movimiento creada por Giuliana Urso que combina ejercicios y dinámicas de Biodanza, Movimiento orgánico, Teatro, Psicología, Yoga, Antigimnasia y más…

“Encuentro las clases de Giuliana en una página digital de actividades y encuentros en  Madrid, y me llama la atención el título:

 

                                   SANAR BAILANDO Espacio Kendra.

movimiento expresivo madrid

 

Hace tiempo que me doy cuenta de que bailar de modo libre junto a otros y  otras es “mi mejor meditación”. Y me animo a probar.

Desde el primer contacto  es muy buena la acogida, y todo son facilidades para asistir: de horario, precios, espacio, etc. Es difícil resistirse. Y más a la amabilidad de Giuliana.

 

 Ya el primer día me sorprende el enorme cambio que se produce en mí, tanto a nivel del cuerpo, como fundamentalmente de estado de ánimo, en una sola hora de clase. Desde el momento en el que entro hasta el final parece que me hubiera convertido casi en otra persona, tan diferente es el estado en el que salgo. Se me ocurre entonces que la danza pudiera ser el “mejor antidepresivo”.

 

 El primer día siento, con los “ícaros” (cantos de sanación de la tradición chamanica), que algo se resquebraja dentro de mí. Que sale tristeza, y dolor, pero de modo curativo. Que queda sembrada una semilla, que en algún momento florecerá. Quizá ya estaba y el dolor indica que ha empezado a abrirse. Hacía falta  regarla y darle buena nutrición.

Resulta bello lo que hacemos y lo que nos plantea Giuliana para ello. El trabajo con la familia, la conexión con el suelo y con el cielo.

 

El segundo día siento que la música me pellizca y que me despierta. 

Me quedo con la sensación de haber hecho un largo viaje. Nuevamente sorprendida.

 

Y así, día tras día, pues con ganas asisto una o dos veces por semana a estas clases. Primero unos movimientos muy sutiles, tumbadas en la esterilla, aparentemente sencillos. Así preparamos el cuerpo para la danza. Para movernos en libertad. Solas y acompañadas.

 danza consciente 3

Es fácil implicarse en el trabajo que se propone, y no salir de algún modo transformada.

Giuliana sabe cómo  entramar el cuerpo, su movimiento, las emociones, los sentimientos, los pensamientos y algo incluso que va más allá de cada cual. Es fácil llorar algún día. Es fácil también salir con una sonrisa y más “congraciadas con el mundo”. Más en paz.

 

Un espacio amable, de cuidado, de sutil transformación, de presente.

 Un auténtico descubrimiento en la ciudad.

Monica S.H. – Madrid, Mayo 2017″