Lo siento es así, solo el ego ve ego.

¿Cómo podría ser de otra forma?

Hoy le vamos a dar unas cuántas vueltas a la cabeza así que prepárate. O no, como quieras. Por supuesto que es mi ego el que lo ve así… ¿pero desde dónde podría expresarme si no, desde mi Ser? ¿Y cómo hago eso me divido dejo el ego de lado un momento y entonces sólo está mi Ser porque mi ego está anulado o reprimido? ¿Quién anula y reprime?

Por si acaso voy a aclarar lo que estoy queriendo decir. Llevo años escuchando, leyendo y reflexionando sobre este tema del ego. Y mi conclusión es que cuando hablamos del ego, lo hacemos desde el ego. Pero ojo, no estoy diciendo que eso sea malo porque considero que si algo sucede es por algo y es necesario, lo cual no implica que tenga que seguir sucediendo.

El ego se define como una imagen o un concepto idealizado de nosotros mismos. Aquí ya podemos entrar en discusiones lingüísticas que la verdad no me interesan mucho, pero para mi el ego puede ser un concepto idealizado o por el contrario desvalorado de uno/a mismo/a que convive con lo que realmente somos, es decir nuestro ser/alma/espíritu o como queramos llamarle.

Esta imagen podría definir lo que la mayoría de las personas que nos metemos en estos jaleos pensamos o asumimos como verdad:

Y aquí un vídeo corto y gracioso de Thich Nhat Hanh sobre esta perspectiva, muy válida y bien explicada: https://www.youtube.com/watch?v=5gUeLmLNvQ8

Ahora yo (es decir, mi ego ¿o quizás mi ser?) te digo, vale creo que eso es igual de cierto que de incierto. Es una perspectiva, nada más. Porque…¿cómo podemos diferenciar en nuestra vida cotidiana uno de otro? y claro mucha gente me respondería con el cuadrito de arriba”.

Pero ¿cómo es posible ver ego desde el ser? si el ser dice que todos somos uno y acepta porque todo es perfecto tal y cómo es y todo eso…¿cómo entonces puede percibir ego? No sé si me sigues, espero que sí. Si esto es un lío psicológico tienes dos opciones dejar de leer y decir este tío es un rallaoo escribirme un mail a namanya379@gmail.com y así me explicaré mejor e incluso podremos intercambiar reflexiones 😉

Mi propuesta es que si realmente queremos vivir en unidad tenemos que dejar de proyectar el ego por aquí y por allá, es decir dejar de hablar del ego y de darle fuerza e importancia porque entonces estaremos creando ego desde el ego. Si realmente queremos vivir alineados tendremos que comprender que todo es ego y nada lo es, que todo es Ser y a la vez nada lo es, al menos desde nuestra limitada perspectiva.

Son muchos planos que se combinan formando esta realidad que percibimos como dual la mayoría de las veces.

Y por hablar más desde lo concreto si yo estoy juzgando a alguien de una manera negativa (condenando) o fantasiosa (idealizada) es porque es mi ego que lo está haciendo pero no me voy a pelear tampoco con mi ego porque entenderé que está aprendiendo de sus proyecciones. Es decir mi ego y mi Ser fundidos en uno solo están aprendiendo a través de esa experiencia, y la vida se encargará siempre de devolvernos lo que nos merecemos tanto para bien como para mal si es que esos conceptos existen.

Existen y no existen, esa es la gracia, igual que el ego y el ser.

¿Vaya lío no? O quizás ahora es mucho más fácil, todo uno realmente.

Eso nos permitirá ser más comprensivos tanto con nosotros/as mismos/as como con las demás personas pues es la mente universal que está conociéndose a si misma y aprendiendo a través de nuestras experiencias. O si no quieres creer en eso pues nada, cree en lo que quieras, estás en todo tu derecho igual que el resto, todos formamos el puzzle y las piezas encajan aunque no nos gusten ni las entendamos. O igual no es así, quien sabe.

Yo siempre digo: ¿cómo puedes saber cuándo es el ego de una persona o el tuyo propio y cuando es el ser? Ahora es ego porque ha hecho algo malo, ahora es el Ser que es bueno, ahora ego, ahora ser, ego…ser….ser….ego, ¿Acaso no es divertido los laberintos que nos creamos?

Mi conclusión es que disfrutemos de la vida si podemos y si no podemos pues que la vivamos lo mejor posible. Y por supuesto observemos, analicemos, aceptemos, respiremos soltemos, nos riamos de nosotros mismos y de vez en cuando nos distraigamos un poco que si no esto es demasiado. Ya el tiempo se encargará de ponernos en nuestro sitio para que aprendamos si nos estamos resistiendo, así que dejémonos de ego y a vivir.

Pero claro luego sucederá que estarás en una conversación donde alguien o el grupo esté hablando de lo malo que es el ego. Antes era el demonio y ahora es el ego, bueno también los virus pero eso es otro capítulo.

Entonces…¿qué harás? ¿le dirás que sólo el ego ve ego? Igual en alguna conversación es pertinente e interesante reflexionar sobre ello pero otras veces serás la diana de alguien más porque normalmente nos desahogamos con el ego igual que con los políticos o con el fútbol.

Así que a veces lo mejor es observar, darse cuenta, aceptar y no intervenir o si se puede, hacer un chiste o un comentario gracioso 🙂 A fin de cuentas se trata de un chiste cósmico, Dios debió de explotar a carcajadas…¡igual así sucedió el Big-Bang! (lo siento he dicho Dios, lo retiro, quería decir el universo consciente…)

Así que cuando se puede es mejor reírse y cuando no…

¡A vivir lo que nos toque!

¿Acaso hay otra opción?