Clases de Yoga en Madrid, si hace unos cuántos años lo hubiéramos dicho habría sonado como algo místico o esotérico y a día de hoy…

¡Es lo más normal del mundo!

Pero…¿Qué es el Yoga y por qué se ha puesto tanto de moda?

Yoga se define de muchas formas, la más común y utilizada es “unión” pero también se entiende como “yugo” que hace referencia al ascetismo, es decir, a una práctica de renuncia en la que de alguna manera subyugamos nuestra mente y nuestro cuerpo a las directrices de nuestro Ser, alma o espíritu.

Claro que precisamente a nuestra mente occidental esto de subyugar no le gusta mucho así que podríamos cambiarlo por alinear estas tres realidades: física, emocional-mental y espiritual.

Las clases de Yoga en Madrid o en cualquier gran ciudad son fundamentales en el mundo de stress en el que vivimos, ya que producen bienestar al experimentar relajación, nos mantienen en forma, ampliamos nuestra capacidad de respiración y estiramos el tejido conectivo de los músculos lo cual mejora nuestra salud volviéndonos más flexibles, menos contraídos/as.

El Yoga está tomando muchas formas y eso es una muy buena noticia: Hatha Yoga, Kundalini Yoga, Iyengar, Yin Yoga, Vinyasa, Ashtanga Yoga, Naad Yoga, Bikram y más…

En mi experiencia las clases de Yoga son efectivas cuánto más promuevan la meditación en movimiento y en quietud, estimulando la concentración y el funcionamiento del sistema nervioso autónomo, sobre todo la rama parasimpática que es la que nos permite relajarnos, descansar y reparar nuestro cuerpo-mente.

Entendido como unión, el Yoga nos invita a unir nuestra práctica en las clases de Yoga con nuestra vida diaria. Es decir ser más conscientes de cómo nos relacionamos con los demás, con la vida y con nosotros mismos.

¿Qué estoy pensando? ¿Qué estoy sintiendo? ¿Qué tal me sienta esta comida? ¿Y esta relación con esta persona? ¿Qué puedo cambiar y qué me gustaría fortalecer de mí mismo/a?

Son algunas de las preguntas que podemos hacernos a diario de vez en cuando.

Y lo mismo si comprendemos la práctica de Yoga como alinear nuestro cuerpo y nuestra mente a nuestra realidad interna.

Un estado de concentración y una conciencia más meditativa nos hace conectar mejor con lo que realmente somos, aquello que permanece, más allá de los estados emocionales y las experiencias físicas que son cambiantes, especialmente si se lo permitimos en lugar de apegarnos o engancharnos con ellas cómo si definieran nuestra personalidad.

Por eso desde aquí te invitamos a nuestras clases de Yoga en Madrid en el barrio de Prosperidad, Avenida de América, Alfonso 13 o/y Cartagena. Las clases son de Kundalini Yoga y Hahta Yoga, dependiendo del día y el horario.

Y si las clases de Yoga en Madrid te pillan un poco lejos y lo que estás buscando son clases de Yoga en Málaga te animamos a venir a las clases de Yoga en la playa de Málaga, disfrutando del sol y de la presencia del mar.

Pero sobre todo te invitamos a…

¡practicar Yoga a diario!